James Comey, dierctor del FBI. Foto: Reuters

El director del FBI no tiene planes de renunciar

En la polémica por las investigaciones sobre el hackeo ruso

El director del FBI, James Comey, señaló que no tiene planes de renunciar a pesar de estar nuevamente en el centro de una tormenta política – esta vez por las investigaciones sobre el hackeo ruso de las elecciones de 2016 y la solicitud de que funcionarios del Departamento de Justicia rechacen las acusaciones del presidente Donald Trump de que su predecesor intervino sus teléfonos.

“Están clavados conmigo durante otros seis años y medio”, dijo Comey el miércoles en una conferencia de ciberseguridad en Boston, refiriéndose al tiempo que le quedaba de su período de 10 años en el cargo.

Trump dijo el sábado — sin presentar evidencia — que el ex presidente Barack Obama había intervenido sus teléfonos en la Torre Trump en Nueva York durante la campaña, una acusación refutada por los asesores de Obama y el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper. Comey quería que el Departamento de Justicia negara públicamente las acusaciones, de acuerdo con un funcionario estadounidense que pidió no ser identificado para discutir temas delicados, pero el departamento hasta ahora ha permanecido en silencio.

Comey no abordó la controversia durante su discurso, que se centró en las amenazas de seguridad cibernética, o en respuesta a las preguntas de la audiencia después.

Pero dijo que los ataques de hackers van más allá de robar dinero y datos, y que afectan la economía y la seguridad de Estados Unidos. “Cada vez son más los ataques a nuestros derechos fundamentales – los derechos garantizados a nosotros como personas libres especialmente aquí en este gran país”, dijo Comey en la conferencia organizada por el FBI y el Boston College.

Comey, de 56 años, pidió a las compañías reportar ataques de hackers al FBI y desarrollar relaciones con la oficina antes de que estos ocurran. “La mayoría de las intrusiones en este país no se nos informan”, dijo.

Comentar