Maduro, junto al presidente Lukashenko, ayer en Minsk - EFE

Maduro prosigue en Bielorrusia su «gira de los autócratas»

Tras entrevistarse con Putin, ayer se reunió con el dictador Lukashenko

Tras su visita relámpago a Moscú para entrevistarse con Vladímir Putin, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, prosiguió ayer su gira recaudatoria en Minsk, la capital de Bielorrusia, donde fue recibido por el líder de esta antigua república soviética, Alexánder Lukashenko, quien ya no se ofende cuando le dicen que es el «último dictador de Europa».

«Hemos atravesado una época de batallas brutales, pero nos hemos reforzado», le dijo Maduro a Lukashenko según el vídeo difundido por la Presidencia bielorrusa. «Estamos ahora en una etapa de restablecimiento, que es también complicada», prosiguió el líder venezolano.

Según sus palabras, «estamos en fase de desarrollo bolivariano, que es como llamamos a la economía del periodo post petrolero». En este sentido, Maduro pidió a su interlocutor que, junto a la explotación de las riquezas naturales de Venezuela, Bielorrusia participe en un plan conjunto que sitúe las economías de ambos países en una nueva «etapa».

Con este objetivo, según los medios locales, el mes que viene está prevista una reunión en Minsk de una comisión conjunta de las dos partes para elaborar una «hoja de ruta» de lo que será la cooperación entre los dos países. Lukashenko dijo que «en su momento ellos nos ayudaron a nosotros y seremos ahora nosotros quien les echemos una mano».

Ayuda ante las sanciones

En relación con las sanciones que vive Venezuela, el presidente bielorruso se comprometió a ayudar a Maduro a «desarrollar en Venezuela los sectores agrario, el de la maquinaria industrial, la construcción y los equipos energéticos». No han trascendido cifras concretas ni se ha hablado de posibles créditos de Minsk a Caracas. «La situación en Venezuela es hoy día difícil, pero juntos resolveremos sus problemas en un periodo de cinco años», afirmó Lukashenko. Dijo también que «nosotros logramos en 8-10 años, no sólo alimentarnos nosotros sino también exportar, si Venezuela demuestra disciplina y voluntad de hierro lo puede conseguir en menos tiempo, en cinco años». En el marco de la visita, Maduro inauguró ayer en la capital bielorrusa una estatua dedicada a Simón Bolívar. Su próximo etapa en la gira será Turquía.

Los dos países establecieron relaciones diplomáticas en 1997, pero una auténtica cooperación no se consiguió hasta 2006, cuando el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, viajó por primera vez a Minsk. Se entendió enseguida con Lukashenko, comunista también y antiamericano, y tejieron una estrecha relación que empezó a declinar tras la llegada al Poder de Maduro.

Sin contar Rusia, Venezuela ha sido el principal socio de Bielorrusia.

Comentar