Los investigadores sugieren una reducción a la mitad de las emisiones cada década

Proponen una «ley del carbono» para vencer al cambio climático en 2050

Un grupo internacional de científicos asegura que gracias a ella, basada en una teoría empleada en Informática, el mundo tendría un 75% de probabilidades de mantener la Tierra a menos de 2 ºC por encima de las temperaturas preindustriales

Un equipo internacional de seis investigadores ha propuesto una ley del carbono que permite reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero cada década hasta que la economía mundial contribuya a alcanzar la neutralidad climática en 2050, es decir, que la diferencia sea cero entre las emisiones causadas por el ser humano y las que el planeta puede absorber por sumideros de dióxido de carbono (CO2), como bosques y océanos.

Los científicos, pertenecientes a instituciones de Alemania, Australia, Austria, Suecia y Suiza, y que han publicado su trabajo en la revista Science, señalan que la ley de carbono se basa en la ley de Moore, empleada en la informática, y puede aplicarse a ciudades, naciones y sectores industriales.

Los autores sostienen que las emisiones generadas por combustibles fósiles deberían alcanzar su máximo antes de 2020 y caer a alrededor de cero en 2050 para cumplir con la meta climática del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura global a «muy por debajo de 2 ºC» en comparación con la era preindustrial.

Con esa ley, el mundo tendría un 75% de probabilidades de mantener la Tierra a menos de 2 ºC por encima de las temperaturas preindustriales. Así, en 2020 deberían emitirse 40 gigatoneladas de CO2 equivalente, que se reducirían a 20 en 2030, a 10 en 2040 y a 5 en 2050, lo que suponen decensos anuales iniciales de cuatro a dos gigatoneladas para terminar de media a una gigatonelada a mediados de este siglo.

Para ello, en la década de 2020 se eliminarían los subsidios a los combustibles fósiles, se pondría un precio para el carbón a partir de 50 dólares por tonelada (que aumentaría a 400 dólares por tonelada en 2050), se aplicarían medidas de eficiencia energética a gran escala y se aplicarían ensaños a gran escala de captura de carbono de entre 100 y 500 megatoneladas de CO2 al año.

Con esta ley, el mundo tendría un 75% de probabilidades de mantener la Tierra a menos de 2ºC por encima de las temperaturas preindustriales

En la de 2030, el carbón saldría del mix energético y la construcción se volvería totalmente neutra en carbono, con lo que varias ciudades alcanzarían el estatus de carbono neutral. La captura de carbono aumentaría de una a dos gigatoneladas de CO2 anuales. En 2040 y años sucesivos, el petróleo estaría fuera del mix energético, Europa comenzaría la década con cero emisiones y otros continentes terminarían la década cerca de este objetivo. Y en 2050 la economía mundial sería neutra en carbono.

Energías renovables

Los investigadores indican que la reducción a la mitad de las emisiones cada década debe ser complementada con una puesta en marcha ambiciosa y exponencial de las energías renovables. Por ejemplo, duplicar las energías limpias cada cinco a siete años, acelerar las tecnologías para eliminar el carbono de la atmósfera y reducir rápidamente las emisiones de la agricultura y la deforestación.

«Ya estamos en el inicio de esta trayectoria. En la última década, la cuota de energías renovables se ha duplicado cada 5,5 años. Si la duplicación continúa a este ritmo, los combustibles fósiles saldrán del sector energético mucho antes de 2050», explica Johan Rockström, el director del Centro de Resiliencia de Estocolmo, perteneciente a la universidad de esa localidad sueca.

Por otro lado, los investigadores apuntan al final del carbón entre 2030 y 2030 y el petróleo entre 2040 y 2045, de acuerdo con su ley de carbono. Proponen que permanecer en esta trayectoria supondría que todos los sectores económicos necesiten hojas de ruta decadales que sigan la «regla de oro» de la ley de Moore, que establece que los procesadores de computadoras duplican su poder cada dos años.

«Nuestra civilización necesita llegar pronto a un punto de inflexión socioeconómica y esta hoja de ruta muestra cómo esto puede suceder. En particular, identificamos pasos concretos a través de la descarbonización para 2050. Las empresas que intentan evitar esos pasos y andar de puntillas se perderán la próxima revolución industrial y, por tanto, una mejor oportunidad para un futuro rentable», asegura Hans Joachim Schellnbuber, director del Instituto de Investigación sobre el Impacto Climático de Potsdam (Alemania).

Nebojsa Nakicenovic, subdirector general del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), de Austria, añade que «la humanidad debe emprender una transformación decisiva hacia una completa descarbonización» y que la ley de carbono es «una estraegia poderosa y una hoja de ruta para reducir las emisiones a cero a fin de mantenerse dentro del presupuesto mundial de carbono para estabilizar el clima a menos de 2 °C por encima de los niveles preindustriales».

Si la cuota de energías renovables se duplica cada lustro, los combustibles fósiles saldrán del sector energético antes de 2050

«Las regiones que abren paso a inversiones en energía renovable y almacenamiento a largo plazo convertirán un futuro sin emisiones en una oportunidad económica. Durante años, hemos visto el descenso de las tecnologías fósiles históricas sólo como carga, el otro lado de la moneda ahora es finalmente visible: menores costos, más empleos y aire más limpio», apunta Malte Meinshausen, director de la Escuela de Clima y Energía de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Melbourne (Australia).

Comentar