Inviernos más cortos, entre los 'síntomas' que, según expertos, podrán verse como parte del nuevo ciclo climático.

Sería EU principal afectado si deja la lucha climática

  • Sería contraproducente para empresas que han comenzado a invertir en energía limpia
  • Preven difícil que Donald Trump culmine su plan de energía
  • Al recurrir a la industria de carbón y petróleo iría en un proceso ‘hacia atrás’, según especialista

Ciudad México – Ante la actitud de desmantelar todas las medidas acordadas en la Conferencia de las Partes (COP) 21 de París, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, Donald Trump ha colocado a Estados Unidos en vías de convertirse en el principal perdedor en la materia.

Así lo consideran especialistas y académicos de diferentes institutos y organismos al reflexionar sobre los efectos que podría generar la política del presidente de Estados Unidos, quien se empeña en señalar que el cambio climático “no existe”.

Para la investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Cecilia Conde, tal fue el escenario que se pudo apreciar durante la celebración de la COP 22 en Marraquech, en noviembre.

En su opinión, fue increíble que Trump ganara las elecciones estadounidenses, “pero fue peor ver cómo los participantes de la Conferencia optaron por posponer los acuerdos y plantear reuniones a futuro, a fin de evitar tomar un acuerdo”.

Fue un contrasentido, “ya que después de los logros alcanzados en París, Marraquech resultó lo contrario”, destacó al participar en un foro para analizar los impactos de la política de Trump en el tema del cambio climático.

Aún así, si algo es seguro es que el mundo y el mismo Estados Unidos continuarán con los acuerdos alcanzados en la COP 21 de París, ya que muchas empresas han comenzado a invertir de manera importante en fuentes de energía limpia.

Al respecto, el investigador mexicano del Environmental Defense Fund, Daniel Zavala, consideró que a pesar de la determinación de Trump de echar atrás los acuerdos alcanzados durante la administración de Barack Obama, le resultaría difícil que todo el país lo apoye para desmantelarlos.

De hecho, dijo, aun cuando Trump manifiesta abiertamente su decisión de apoyar a la industria del carbón y petróleo, existe toda una estructura administrativa por la que esta decisión tiene que pasar, con argumentos científicos y comprobables.

Al respecto, la directora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, Telma Castro, advirtió que indudablemente al recurrir a la inversión en industria de carbón y petróleo, Estados Unidos va en un proceso “hacia atrás”.

APORTES

Oportunidad para México y Canadá

Ante el bloqueo del Gobierno de Donald Trump a los acuerdos medioambientales, Canadá se está moviendo a tener sus regulaciones considerando que el calentamiento global si existe, independientemente de que sea un tema político. Esta situación, incluso, puede representar una oportunidad para México, ya que en muchos aspectos se ha colocado como un líder ante el cambio climático, por ser de los primeros en enviar aportes y determinar sus compromisos para reducir emisiones.

Entrarían “al quite”

Estados Unidos actualmente es el responsable de 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero si decide retirarse, los otros países se encargaran de reducir sus emisiones e invertir en tecnología más limpia y competitiva.

Existen varios países que ya han manifestado su interés de “entrar al quite”, si Estados Unidos decide retirarse de los Acuerdos de París, como lo señaló la misma ministra del medio ambiente francesa Ségolène Royal, en un programa de televisión, argumentó Gay.

La única preocupación es que Estados Unidos podría, en un futuro cercano y de retomar su política de combustibles sucios, incrementar hasta en 20% sus emisiones de gases responsables del calentamiento global, señalan especialistas.

Es por ello que la actitud del presidente estadunidense podría interpretarse como una acción que llevaría a su país a una gran pérdida, de acuerdo con investigadores como Caros Gay, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM.

Comentar